Assassins Creed: Syndicate, un viaje por la historia

assassins creed  syndicateNo son muchos los videojuegos que tienden a enfocarse en épocas medievales o que suelan tomar puntos de referencia a eventos históricos que marcaron un hito en tiempos pasados. Esta podría ser una temática verdaderamente interesante y digna de ser adaptada a los juegos de consola si la productora sabe sabiamente combinar los hechos históricos con el diseño, trama y efectos característicos de un mundo audiovisual y, sobre todo, dominado por la cultura gamer, que exige más estrategia, táctica, ingenio que la colación de un sinnúmero de eventos y personajes de la historia, claro, siempre y cuando estén bien estructurados y ofrezcan niveles de dificultad al momento de efectuarse el juego. Por el contrario, solo serían piezas de adorno en las ambientaciones del videojuego. Sin más preámbulos, en esta ocasión, estamos presentando a la nueva entrega de Assassins Creed: Syndicate, un juego que nos traslada a una época pasada, específicamente situada en Europa, donde nos encontraremos con algunos personajes conocidos y con escenarios que nos deslumbrarán por su diseño colosal y porque, sobre todo, reviven épocas pasadas en ciudades magistralmente construidas, con una arquitectura que impactó en su momento y que impacta en tiempos actuales. Sin embargo, no solo trae novedades, también presenta algunas características y funciones que pueden resultar aburridas por usar el mismo mecanismo repetidas veces. Como se mencióno, puede que estga nueva saga introduzca patrones de la entrega pasada, pero también aporta una nueva función como la cuerda-punta que permite mejorar la verticalidad. Veamos cuál es la jugabilidad, las novedades y los puntos en contra de Assassins Creed: Syndicate. Su episodio relacionado a la Revolución Francesa dejó mucho qué desear debido a las constantes fallas técnicas y de conexión a internet que surgieron, todas las expectativas puestas en esta parte de la saga quedaron sepultadas por estos problemas técnicos. Si esta nueva entrega pretende utilizar los mismos elementos que la anterior, estaríamos antes un evidente fracaso; mientras que si optan por innovar aunque sea un poco más con nuevas funciones, puede que logren contentar a sus actuales aficionados como puede que rompan en grande con un nuevo público. Todo depende de su visión comercial y estratégica en esta industria competitiva de los videojuegos. Assassins Creed: Syndicate, al parecer, va por el camino correcto. Trae nuevas originalidades como la experiencia de enfocarse en solitario en vez de ser multijugador, la posibilidad de escoger un personaje sea femenino o masculino, ya que los hermanos gemelos principales corresponden respectivamente a los géneros mencionados, la presentación del divertido gancho conocido como punta-cuerda que mejora la verticalidad y facilita nuevas oportunidades de exploración en este universo de aventuras. Asimismo, podemos emplear carrozas para desplazarnos de un lugar a otro, pero no solamente son estas medios de transporte, también son máquinas asesinas, con las cuales es factible atropellar a nuestros enemigos hasta dejarlos totalmente aplastados contra los muros de los edificios. A su vez, también podemos colocar a nuestros enemigos secuestrados dentro de la carroza y si nos vemos obligados a trasladarlos a un lugar en específico, la carroza lo hará por nosotros, de un modo más cómodo y sin tanto desgaste de energía por nuestra parte. Un arma movible de gran uso y versatilidad por lo visto. El juego tiene muchas reminiscencias de a Black Flag, por esa misma razón se muestran secuencias en las cuales se investiga la casa del pirata Edward Kenway. El argumento en cierto punto es fofo y a veces llega a ser incongruente e incluso forzado. Una de las deficiencias que pudimos encontrar en esta nueva entrega. Evie y Jacob Frye son los personajes que encarnaremos, dos hermanos gemelos asesinos que se vieron involucrados en la Revolución Industrial. Su meta es llegar a derrocar al temido Crawford Starrick. El juego se divide en 9 secuencias, cada una con sus misionas respectivas. El contenido jugable es demasiado extenso, amplio. Hay misiones de detención, de perseguir a un enemigo, investigar crímenes y hasta perseguir a un enemigo que perpetró un robo. Todo eso y más. Hasta cierto punto es aceptable, pero cuando se extiende en contenido, la esencia se va perdiendo y el entusiasmo del jugador que hubo al comienzo, se va desvaneciendo poco a poco. Por otro lado, pasear y deleitar a nuestros ojos con el panorama de una Londres victoriana es todo un lujo y placer (ambientada en el año 1868). Los escenarios son majestuosos, a pesar de que, las oportunidades de introducirse en el interior de los edificios están todavía en un nivel inferior en comparación con la saga anterior. En cuanto al mundo de luchas y combates nos presenta a dos guerras de bandas nuevas: Blighters se pelean con los Rooks. Se presenciarán combates masivos y los personajes se convertirán en parte de diferentes facciones de rebeldes callejeros. La facilidad de infiltración que ofrece Assassins Creed: Syndicate es un error porque no supone grado de dificultad para el jugador, lo cual puede devenir en su aburrimiento. Este videojuego que nos envuelve en un viaje al pasado tiene tanto ventajas como desventajas. Sin embargo, vale la pena jugarlo y transportarnos a épocas que no pudimos vivir y ahora tenemos la oportunidad de sumergirnos en ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *